¿Cuándo solicitar un deslinde?

Solicitas el deslinde de fincas cuando tienes una disputa sobre los límites entre tu terreno y el de tu vecino colindante. Es un asunto que se resuelve entre propietarios y se origina en diferencias nacidas entre los títulos o las escrituras y la demarcación en el terreno.

Seguramente, tu primera opción para abordar el problema será intentar un deslinde amistoso como acto de jurisdicción voluntaria con tu vecino. Contratará un experto en el tema de linderos; y un topógrafo proveniente de las áreas de Arquitectura o Ingeniería, que estudie las escrituras de las propiedades y los registros catastrales y de la propiedad, así como el terreno, y proponga una solución para la delimitación de las tierras.

Si la gestión es exitosa y los vecinos aceptan la propuesta de solución elaborada por el perito, procederá registrarla como deslinde ante un notario y realizar los cambios pertinentes en cualquier documento de propiedad.

Desacuerdos más profundos requieren un deslinde judicial a través de un enjuiciamiento civil. En este, las partes tratarán de demostrar que llevan razón en la fijación de límites que solicitan.

Y, si tu terreno se confunde con un espacio público, te tocará abordar la vía administrativa asumiendo los costes del proceso. La resolución, en este caso, emana de la propia Administración.

Lapsos y presupuesto

Como puedes interpretar, no existe un período fijo para resolver la delimitación. Todo dependerá de la complejidad del caso y disposición de las partes para alcanzar un acuerdo.

Asimismo, el presupuesto para un deslinde varía conforme a la complejidad del tema. En algunos casos, bastará con el pago del trabajo del perito topógrafo. Las partes aceptarán su dictamen y propuesta de resolución y lo inscribirán ante notario o en los registros catastrales y de propiedad pertinentes.

Lo importante es que tengas presente que puedes abordar el problema en cuanto detectes que existe y podrás anticipar cuanto cuesta a medida que se vayan definiendo las posiciones.

¿Es igual deslindar que amojonar?

Puede que quieras amojonar cuando logres deslindar tu terreno. El deslinde procura fijar líneas rectas entre las tierras y es un proceso previo a la demarcación en el terreno. Amojonar significa colocar hitos (usualmente de hormigón) sobre una capa de cal, ceniza o carbón, con distancia de unos 500 metros entre cada uno. Ellos sirven para marcar la frontera en caso de deslinde de fincas rusticas.

No se trata del mismo proceso, pero puedes tener interés en hacerlo a continuación del primero e, incluso, colocar vallas o cercas para completar las demarcaciones.

Ponte en el caso del propietario de una finca rústica que ve a su vecino amojonar su terreno o iniciar la construcción de algún tipo de muro. No pasaría nada, si la frontera está clara, pero podría iniciarse una disputa cuando se duda de los límites.

Si eres la persona que va a construir la barrera, quizás te serviría realizar una revisión previa del estado de los límites. Esto podría ahorrarte una sorpresa. Además, recuerda que puedes realizar el deslinde de toda la propiedad o una parte de ella. Este proceso solo es pertinente cuando existe disputa.

¿Necesitas un deslinde?

Cuéntanos qué necesitas y recibe presupuesto de profesionales de tu zona

Pide precio gratis

Rápido y sin compromiso

Consigue trabajos hoy
con Certicalia

Recibe nuevos clientes que buscan profesionales como tú y ofertas para realizar trabajos.

Comienza ahora