¿Autónomo o empresa? Consigue nuevos trabajos. ¡Regístrate gratis!

Sistemas de calefacción pasiva

Alejandro

Alejandro

Arquitecto

Partiendo de la premisa de que la mejor energía es la que no se consume, podemos deducir que la mejor energía para consumir es la que proviene de fuentes naturales, y en este caso, a menos de que se acerque un apocalíptico propio de los mejores guionistas de películas de catástrofes, debemos recurrir al Sol. La vida en nuestro planeta es imposible sin ese mágico equilibrio en el que el astro Rey es directamente responsable, así que tampoco es lógico darle la espalda en lo que se refiere a la edificación y urbanística.

Las galerías o terrazas cerradas

En primer lugar, existe un elemento arquitectónico presente en innumerables construcciones, que no es más que un acumulador de calor, si está orientado de manera efectiva: la galería. Dicho elemento arquitectónico funciona como espacio intermedio entre el exterior y el espacio realmente habitable y no suele ser utilizado como espacio habitable permanente porque – como hemos mencionado – es un colector de calor. La galería es un radiador natural que dependiendo de las condiciones climáticas puede también ser “vivido”.

¿Necesitas un proyecto de calefacción?
PIDE PRESUPUESTO  en menos de 1 minuto y gratis

La importancia de las ventanas 

En segundo lugar, no siempre se puede disponer de espacio para instalar una galería. Entonces debemos confiar a las ventanas esta labor, y por ello es de especial relevancia prestar atención a aspectos como el doble acristalamiento, al vidrio de radiación baja, a los brise-soleils o paramentos que generan sombra para mitigar la incidencia directa de los rayos de sol que podrían sobrecalentar las estancias, al material de los marcos de las ventanas, también “radiadores” en potencia si no se controla su diseño o previsión de las especificaciones en el proyecto, al tamaño de las ventanas y, por supuesto, a la arquitectura circundante, que funciona como paramentos obstaculizantes del mismo Sol y pueden beneficiar o dificultar la radiación en diferentes horas del día.

Otras soluciones de la arquitectura para la calefacción pasiva

En tercer lugar, de los dos postulados anteriores podemos ya deducir que ni posicionarse en extremos (casa de vidrio o casa cueva) suele ser lo más idóneo si se trata de perseguir el total entendimiento entre el binomio eficiencia energética y confort físico y psicológico. La Casa Farnsworth de Mies Van der Rohe es un icono de la arquitectura moderna, pero inhabitable según sus propietarios.

Y las casa-cueva podrán tener una temperatura interior casi constante en invierno y verano, pero salvo diseños muy sofisticados, suelen ser muy ensimismadas y disponer de poca luz natural. Por tanto, es en el equilibrio entre sólido y hueco donde hallaremos la vía principal de llegada a la calefacción pasiva. La sofisticación del separador del ambiente exterior e interior no se limita ya a ser sólido o transparente, sino que es un sistema complejo de múltiples elementos.

El Muro Trombe es tal vez el más significativo y el primer ejemplo de “pared inteligente”, pero si seguimos adelante en el tiempo, nos tropezamos con la fachada ventilada, la fachada ajardinada e incluso la utilización de paramentos de agua para aumentar la inercia térmica de cubiertas sin necesidad de acudir a materiales sintéticos. Pensemos en lo fresco que se está en una fortificación, iglesia o monasterio en verano, y lo caliente que se encuentra uno en una oficina perteneciente a un edificio con muro cortina, en un día soleado y sin calefacción de apoyo; y combinemos ambas experiencias.

En último lugar, los edificios se deberían siempre proyectar sin tener en cuenta las instalaciones para nada. Y para ello debemos empaparnos de las condiciones climáticas del entorno durante los doce meses del año (y no los meses que nos convengan para justificar diseños), ir más allá del aburrido muro de 30 centímetros de grosor que se reproduce hasta la saciedad como un mantra en billones de proyectos sin saber muy bien porqué y, sobre todo, no pensar en el espacio habitable como algo que acaba en la fachada. El espacio habitable empieza fuera del edificio.

Si te interesan estos temas puedes leer otros post sobre: sustitución de la energía convencional por la biomasa en instalaciones, calefacción por suelo radiante, etc. Y si quieres utilizar una de esas soluciones en tu vivienda contacta con los profesionales de Certicalia para que te ayuden con la realización del proyecto. 

¿Cuánto cuesta un proyecto de calefacción ?
902€Es el precio más barato hasta ahora
3.531€
5.995€Es el precio más alto hasta ahora

Estos precios son una media obtenida de 373 presupuestos solicitados en Certicalia.

Contacta con los mejores profesionales de tu zona:

PIDE PRESUPUESTOS en menos de 1 minuto y gratis
¿Eres un profesional y quieres encontrar nuevos clientes? Recibe ofertas de trabajo y contacta con nuevos clientes
REGÍSTRATE GRATIS
¿Te interesa lo que estas leyendo? ¡Suscríbete! Un email. Una vez a la semana. Cero Spam.

Muchas gracias por suscribirse a nuestros artículos.

A partir de ahora , recibirás un email a la semana con nuevos artículos.

*Al hacer clic en el botón "SÍ, QUIERO" estas aceptando la política de privacidad y cookies

Consigue trabajos hoy con Certicalia

Recibe nuevos clientes que buscan profesionales como tú y ofertas para realizar trabajos.

Comienza ahora

Utilizamos cookies propias y de terceros para la gestión de sesiones de usuarios y de comentarios al blog, la interacción con redes sociales, personalización de publicidad, prestación del Servicio de Atención al Cliente y el análisis de visitas. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.