¿Autónomo o empresa? Consigue nuevos trabajos. ¡Regístrate gratis!

¿Puedo construir una piscina en mi terreno?

Silja

Silja

Arquitecto

Sin duda alguna las piscinas son un atractivo muy importante en una casa, sobre todo en verano y si se trata de la casa de un amigo. Pero ¿cómo tengo que hacer para construir una piscina en mi terreno? ¿En qué tipos de terreno la puedo construir y en cuáles no?

¿Necesitas legalizar piscina?
PIDE PRESUPUESTO  en menos de 1 minuto y gratis

Normativa urbanística

Las piscinas no son un elemento inocuo, alteran el terreno y el paisaje y, por tanto, necesitan de una autorización administrativa. Para saber si podemos construir una piscina en un determinado terreno debemos conocer las leyes y normativas que le afectan, en concreto la Ley del Suelo de cada Comunidad Autónoma y el planeamiento de nuestro ayuntamiento.

En general, existen tres tipos de suelo en los que se puede categorizar un terreno:

- Suelo urbano

- Suelo urbanizable

- Suelo rústico

A estos tres habría que añadir el suelo de núcleo rural, que es un tipo especial de suelo con un tratamiento similar al suelo urbano, pero que se encuentra en zonas rurales. Esta categoría la podemos encontrar en Comunidades Autónomas con la población muy diseminada por el territorio como Galicia y Asturias.

El suelo urbano es sin duda el suelo ideal para construir una vivienda (al igual que el suelo de núcleo rural, en las zonas donde existe). Es el suelo de los entornos urbanos, incluidas las urbanizaciones. Si nuestro terreno se encuentra en suelo urbano, tenemos que leer las ordenanzas concretas de esa zona que se desarrollen en el planeamiento de nuestro ayuntamiento, para saber las características que podrá tener nuestra piscina. Lo normal es que la piscina, al igual que la vivienda principal, tenga que estar retranqueada de los linderos, es decir, separada de los bordes de la parcela, un mínimo de 3 metros.

El suelo urbanizable es un tipo de suelo que tiene previsto convertirse en urbano en el futuro, pero que todavía no lo es. Para convertirlo en urbano hace falta desarrollar un plan parcial. Es muy improbable que tengamos un terreno en suelo urbanizable, pero si es así, tenemos que informarnos de si está previsto que este se convierta en urbano, de si hay alguna empresa que nos lo quiera comprar o de si nos lo pueden expropiar. Normalmente, existe una normativa transitoria mientras que este suelo no se desarrolla, que suele equivaler a la de un terreno rústico. Aunque nos dejasen hacer una piscina, si somos un pequeño propietario lo mejor que podemos hacer si tenemos este tipo de suelo es venderlo a un precio adecuado.

El suelo rústico es aquel tipo de suelo relacionado con las actividades agrícolas, ganaderas, forestales, o simplemente aquel suelo en el no se puede construir por estar cerca del mar, de un río o de cualquier entorno natural protegido. El suelo rústico se rige principalmente por la Ley del Suelo de cada Comunidad Autónoma. En general está prohibido construir viviendas en suelo rústico, y por tanto no tiene sentido hacer una piscina, pero en ciertos casos sí que se puede, con la debida justificación. Veamos con más detalle este caso

Construir una piscina en suelo rústico

Veamos lo que dice el Reglamento de la Ley del Suelo de Galicia, que es la que tomaremos como referencia, en estos casos:

“Artículo 50. Usos y actividades en suelo rústico

1. Los usos y las actividades admisibles en suelo rústico serán los siguientes:

(…)

d) Campamentos de turismo e instalaciones de playa y actividades de carácter deportivo, sociocultural, recreativo y de baño, de carácter público o privado, de uso individual o colectivo, que se desarrollen al aire libre, con las obras e instalaciones imprescindible para el uso de que se trate (artículo 35.1.d) de la LSG).”

Bajo este punto, aunque no está del todo claro y da pie a interpretación, sí que se podrían construir o legalizar piscinas en suelo rústico. Eso sí, lo mejor es hacer la consulta con el servicio de urbanismo de tu ayuntamiento antes de nada. De todas maneras, esto no exime del cumplimiento del retranqueo a linderos, que en el caso del suelo rústico, al menos en Galicia, es de 5 metros.

También hay que tener en cuenta que existen varios tipos de suelo rústico: los de protección ordinaria y los de especial protección, que a su vez pueden ser de protección agropecuaria, de protección forestal, de protección de las aguas, de protección de costas, de protección de infraestructuras, de protección de espacios naturales, de protección paisajística y de protección patrimonial. Mientras que en los de protección ordinaria es probable que sí que nos autoricen la construcción de la piscina, en los de espacial protección es probable que nos pongan algún tipo de impedimento.

Una última cuestión a tener en cuenta es que en muchos casos se asimila la construcción de una piscina como un anexo a una vivienda, y que si por tanto tenemos una vivienda legal en la parcela, bien porque es anterior a la Ley del Suelo o bien porque se encuentra en una zona de la parcela en la que sí que se puede construir, su justificación es más lógica y por tanto es más probable que nos la autoricen. Por ejemplo, en Galicia existen multitud de parcelas con una zona en suelo de núcleo rural y con otra zona en suelo rústico. Es habitual en este caso construir la vivienda en la zona de núcleo rural y la piscina en la zona de suelo rústico.

¿Cómo tramitar una licencia de piscina?

Vale, ya sabemos que podemos construir una piscina en nuestro terreno. ¿Cómo se tramita? Dependiendo de las características de la piscina podremos tramitar la autorización como licencia o como comunicación previa. En la mayoría de los casos, debido a que la piscina implica un movimiento de tierras, aunque sea mínimo, es necesaria la presentación de una licencia acompañada de un proyecto realizado por un técnico competente.

En algunos casos, si la piscina es de reducidas dimensiones, puede que nos acepten tramitarla como comunicación previa, acompañada de una memoria igualmente redactada por un técnico competente, en la que se especifiquen las dimensiones, las características constructivas, el presupuesto y se justifique la normativa urbanística.

En cualquiera de los casos debemos estar asesorados por un técnico competente que nos indique dónde podemos construir la vivienda y dónde no, dónde es más recomendable a nivel constructivo y qué tipo de piscina nos conviene más, etc.

Si la piscina se realiza con proyecto, el técnico deberá supervisar la realización de la obra y el ayuntamiento nos deberá otorgar la licencia de primera ocupación una vez finalizada, como cualquier otro tipo de construcción.

Si la piscina ya está realizada pero nunca hemos tramitado su autorización, deberemos legalizarla mediante un expediente de legalización, que equivale a un proyecto pero hecho a posteriori. Y no pensemos que es fácil escabullirse, tanto los ayuntamientos como la APLU (Agencia de Protección de la Legalidad Urbanística) en Galicia, tienen cada vez más recursos que vigilan las ilegalidades del territorio, especialmente en suelo rústico, para proteger el paisaje.

Precio para construir una piscina

El precio para construir una piscina depende de sus características y de sus dimensiones. Lo habitual es que queramos una piscina enterrada, ya sea de obra o prefabricada. Aunque las piscinas prefabricadas pueden ser un poco más baratas, nos dan muchas menos posibilidades. La única diferencia estriba en el vaso, porque la excavación, la solera y la instalación general van a ser similares.

Una piscina sencilla de obra, de unos 7 m x 3 m, puede rondar en torno a los 15.000 euros. El coste de la tramitación dependerá del tipo de proyecto que se haga y de las tasas que cobre el ayuntamiento, pero puede rondar entre los 1.000 euros y los 2.000 euros en total.

De ahí en adelante, porque si queremos construir una piscina olímpica, una piscina infinita (en las que no se ve el borde y se confunde con el mar), una piscina de arena o, en general, una piscina de diseño, el presupuesto puede superar fácilmente los 100.000 euros.

Una alternativa no muy cara es hacer una piscina alargada, de la longitud de una piscina olímpica o de una piscina corta, para que podamos hacer largos, pero con un solo carril, que puede rondar entre 30.000 euros y 40.000 euros.

Si optamos por una piscina prefabricada, por ejemplo de fibra de vidrio o de poliéster, podríamos llegar incluso hasta los 10.000 euros, dependiendo del tipo de excavación necesario, pero tendremos más limitaciones.

¿Puedo colocar una piscina prefabricada en mi terraza?

Colocar una piscina en una terraza es una temeridad. Hemos de tener en cuenta que las terrazas están calculadas para un peso estándar, que puede rondar los 2 kg/cm², lo que equivale, como mucho a 20 cm de agua, sin contar nuestro peso ni el de la propia piscina. Es decir, que salvo que se trate de una piscina de bebé, de menos de 20 cm de altura, es peligroso para la resistencia de la propia estructura de la casa colocar una piscina en la terraza.

Conclusión

No siempre se puede o es recomendable construir una piscina en cualquier sitio. Antes de construir una piscina, infórmate en tu ayuntamiento o consulta a tu técnico de confianza.

¿Eres un profesional y quieres encontrar nuevos clientes? Recibe ofertas de trabajo y contacta con nuevos clientes
REGÍSTRATE GRATIS
¿Cuánto cuesta legalizar piscina ?
353€Es el precio más barato hasta ahora
1.634€
2.968€Es el precio más alto hasta ahora

Estos precios son una media obtenida de 156 presupuestos solicitados en Certicalia.

Contacta con los mejores profesionales de tu zona:

PIDE PRESUPUESTOS en menos de 1 minuto y gratis

¿Te interesa lo que estas leyendo? ¡Suscríbete! Un email. Una vez a la semana. Cero Spam.

Muchas gracias por suscribirse a nuestros artículos.

A partir de ahora , recibirás un email a la semana con nuevos artículos.

*Al hacer clic en el botón "SÍ, QUIERO" estas aceptando la política de privacidad y cookies

Consigue trabajos hoy con Certicalia

Recibe nuevos clientes que buscan profesionales como tú y ofertas para realizar trabajos.

Comienza ahora

Utilizamos cookies propias y de terceros para la gestión de sesiones de usuarios y de comentarios al blog, la interacción con redes sociales, personalización de publicidad, prestación del Servicio de Atención al Cliente y el análisis de visitas. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.