¿Cómo se calcula la ventilación para un certificado energético?

¿Cómo se calcula la ventilación para un certificado energético?

Ramón

Ramón

Arquitecto Técnico

Tras la reciente aparición de la obligatoriedad del Certificado Energético para según el “Real Decreto 235/2013, de 5 de abril, por el que se aprueba el procedimiento básico para la certificación de la eficiencia energética de los edificios”; uno de los aspectos que tendremos que contemplar, a la hora de realizar el estudio como técnicos, es la ventilación y las renovaciones de aires de esa vivienda o local que estemos analizando.

¿Qué normativa regula la ventilación de aire en el interior?

Dependiendo del uso al que se destine nuestro edificio, ya sea vivienda o local comercial, les será de aplicación una u otra normativa. Con respecto a edificios de viviendas, el documento básico que regula las exigencias de ventilación es el Documento Básico HS3, exigencias básicas de salubridad, del Código Técnico de la Edificación CTE.

¿Eres un profesional?

Recibe ofertas de trabajo y contacta con nuevos clientes

Recibe trabajos

Para locales comerciales u otros usos distintos al residencial de viviendas, la normativa por la que se rige la calidad del aire interior es el RITE, Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios, en su apartado referente a la calidad interior, por el que se establecen las disposiciones mínimas que deben de cumplir las instalaciones destinadas a atender la demanda de bienestar térmico e higiene a través de las instalaciones de calefacción, climatización y agua caliente sanitaria, para conseguir un uso racional de la energía. 

Dependiendo de las condiciones de nuestro local, deberemos de elegir un sistema u otro que nos garantice la correcta ventilación de nuestro entorno. Estos sistemas pueden ser mecánicos, híbridos o naturales, pero lo que tienen que tener en común cualquiera de los sistemas que elijamos, es que tienen que garantizarnos una correcta y suficiente circulación de aire en el interior. Con ello, garantizaremos que nuestro local se encuentra libre de humos, contaminantes químicos o concentraciones de materiales o productos que puedan ser perjudiciales tanto para trabajadores como para usuarios.

Del mismo modo, al igual que garantizamos que la calidad del aire en el interior es la correcta, también tendremos que tener en cuenta que el aire que entre desde el exterior hacia nuestro local lo haga en las condiciones óptimas, para ellos podremos introducir filtros u elementos filtrantes que nos garanticen la correcta entrada de aire en nuestras estancias.

¿Cómo calculo la calidad del aire en el interior de mi local?

Para poder calcular de manera óptima la calidad de aire dentro de mi local, primero tendré que saber que categoría de aire necesito alcanzar. El RITE establece las siguientes categorías dependiente del uso al que destinemos nuestro establecimiento.

  • IDA 1 (aire de óptima calidad) hospitales, clínicas, laboratorios y guarderías.
  • IDA 2 (aire de buena calidad) oficinas, residencias (locales comunes de hoteles y similares, residencias de ancianos y de estudiantes), salas de lectura, museos, salas de tribunales, aulas de enseñanza y asimilables y piscinas.
  • IDA 3 (aire de calidad media) edificios comerciales, cines, teatros, salones de actos, habitaciones de hoteles y similares, restaurantes, cafeterías, bares, salas de fiestas, gimnasios, locales para el deporte (excepto piscinas) y salas de ordenadores.
  • IDA 4 (aire de baja calidad). 

Conocida esta categorización, aplicaremos los diferentes métodos de cálculos que nos ofrece el programa CE3X, e iremos completando las casillas y los cuadros según las tablas a las que se hacen referencia en el RITE.

¿Eres un profesional?

Recibe ofertas de trabajo y contacta con nuevos clientes

Recibe trabajos
¿Necesitas resolver un trámite?

Contacta con los mejores profesionales de tu zona

Pide presupuesto

en menos de 1 minuto y gratis

Consigue trabajos hoy con Certicalia

Recibe nuevos clientes que buscan profesionales como tú y ofertas para realizar trabajos.

Comienza ahora