¿Cómo bajar la presión de la caldera?

Xavier

Xavier

Ingeniero Técnico Industrial

Es bastante común que la presión de nuestra caldera de gas se incremente y se tenga que regular hasta una presión de trabajo acorde con la que especifica el fabricante. 

Qué presión debe tener una caldera de gas

La presión recomendada de trabajo de la mayoría de calderas es de 1,5 bar. Incluso se puede hacer un intervalo de presión según sea en caliente o en frio: tendríamos 1 bar en frío y de 2 bar en caliente aproximadamente.

¿Eres un profesional y quieres encontrar nuevos clientes? Recibe ofertas de trabajo y contacta con nuevos clientes
REGÍSTRATE GRATIS
  • Poca presión en la caldera

Cuando la presión está a menos de 0.5 bar comenzamos a tener un problema. Las calderas llevan un presostato de seguridad por baja presión, que justo al bajar de esa cifra hará que nuestra caldera quede inactiva. Para que vuelva a funcionar regularemos la presión a la presión de trabajo que el fabricante recomiende. 

  • Demasiada presión en la caldera

Por el contrario, si nuestra caldera supera la presión máxima de 3 bar se abre la válvula de seguridad para impedir que la presión suba a límites peligrosos. Existen válvulas de seguridad que se abrirán automáticamente en caso de superar la presión máxima de trabajo.

Estas válvulas de seguridad llevan un pulsador de color rojo o negro para poder abrir la válvula cuando sea necesario. No se recomienda abrir la válvula de seguridad sin que sea necesario ya que darán problemas de goteo y tendrán que cambiarse por unas nuevas. Algunas veces, sin embargo, se pueden limpiar para solucionar el problema de goteo.

Lo más usual es hacer un purgado del agua en los radiadores mediante la llave que tienen en el lateral. Mediante este purgado también reduciremos presión sin tener problemas de fugas en las válvulas de seguridad. 

Reducir presión de calderas que tengan vaso de expansión

Usualmente los vasos de expansión no suelen dar problemas si están en buenas condiciones de mantenimiento.

Cuando el vaso de expansión no está funcionando bien la presión se incrementa rápidamente durante el calentamiento. Por el contrario, una vez detenemos el calentamiento, la presión del sistema no se mantiene e incluso baja casi hasta no tener presión.

  • Cómo funciona el vaso de expansión

El vaso de expansión es un depósito de forma esférica o plana lenticular que suele estar en la parte posterior de la caldera. Se puede encontrar en otras posiciones dependiendo del fabricante, pero siempre se situará en el cuerpo. Este dispositivo tiene como misión compensar las variaciones de presión debidas al calentamiento y enfriamiento del agua. 

El sistema absorbe la presión sobrante que se produce cuando calentamos el agua de la instalación y también cede presión al sistema cuando el agua se enfría y varía de volumen. En su interior hay dos cámaras:

¿Eres un profesional y quieres encontrar nuevos clientes? Recibe ofertas de trabajo y contacta con nuevos clientes
REGÍSTRATE GRATIS
  • Una con aire o gas inerte.
  • Otra donde se acumula el agua de la instalación.

Si este gas inerte o aire se ha perdido debido a un escape o a una rotura de la membrana de separación de fases, entonces la presión fluctuará entre estar al máximo y ser casi nula.  

Si no se ha producido deterioro en el dispositivo se podrá reponer este aire o gas inerte en la cámara de hinchado mediante una válvula situada en el mismo vaso de expansión.

Pasos a seguir para reducir la presión de una caldera doméstica estándar  

Si la presión ha incrementado por descuido o por razones ajenas al funcionamiento normal de la caldera, podremos seguir estos sencillos pasos para volver a tener la presión más adecuada de funcionamiento sin afectar elementos de seguridad de la instalación:

  1. El primer paso es asegurarnos de que la válvula del agua de entrada de llenado de la caldera está cerrada. Así nos aseguramos que no hay un llenado involuntario de agua en la instalación.
  2. Parar la caldera por un intervalo de unas tres horas para que el agua del circuito se enfríe a una temperatura adecuada para poder efectuar los trabajos requeridos de ajuste de la presión. 
  3. Una vez se ha enfriado, proceder al purgado de la caldera mediante el purgado de los radiadores.
  4. Utilizando un destornillador o una llave adecuada según el caso, se procede a purgar el agua del radiador. El agua de purgado la recogeremos en un recipiente adecuado. 
  5. Efectuar el purgado tantas veces como sea necesario hasta conseguir la presión deseada.
  6. Verificar la presión en el manómetro que hay en el cuadro de mandos de la caldera.
  7. En el caso de que la presión se haya reducido por debajo del valor recomendado, se puede volver a incrementar la presión mediante la llave de agua de llenado.

Si eres instalador de gas y quieres trabajar con Certicalia, crea tu cuenta y empieza a recibir encargos.

¿Eres un profesional y quieres encontrar nuevos clientes? Recibe ofertas de trabajo y contacta con nuevos clientes
REGÍSTRATE GRATIS
¿Necesitas un certificado de instalación de gas?
PIDE PRESUPUESTO  en menos de 1 minuto y gratis
¿Te interesa lo que estas leyendo? ¡Suscríbete! Un email. Una vez a la semana. Cero Spam.

Muchas gracias por suscribirse a nuestros artículos.

A partir de ahora , recibirás un email a la semana con nuevos artículos.

*Al hacer clic en el botón "SÍ, QUIERO" estas aceptando la política de privacidad y cookies

Consigue trabajos hoy
con Certicalia

Recibe nuevos clientes que buscan profesionales como tú y ofertas para realizar trabajos.

Comienza ahora

Utilizamos cookies propias y de terceros para la gestión de sesiones de usuarios y de comentarios al blog, la interacción con redes sociales, personalización de publicidad, prestación del Servicio de Atención al Cliente y el análisis de visitas. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.