¿Cuándo solicitar una legalización instalación aire comprimido?

Deberás solicitar una legalización de una instalación de aire comprimido siempre que pongas en marcha un proyecto en el que se incluya maquinaria que haga uso de aire comprimido. Además, también tendrás que solicitar la legalización de una instalación de aire comprimido si se adquiere un negocio por traspaso y el anterior dueño no se ocupó de legalizarla. Por último, existirán acciones que, por su importancia y peligrosidad requerirán de un proyecto de instalación previo.

Todas las instalaciones de aire comprimido deberán estar legalizadas independientemente de la fecha de compra de los productos industriales o de la instalación de las tuberías.

Empresas que requieren proyecto de instalación

Hay casos en los cuales la magnitud de la instalación es tal que, por su peligrosidad potencial, será necesario que conste un proyecto previo de instalación de la maquinaria de aire comprimido. De forma general, y teniendo en cuenta la posibilidad que han tenido las comunidades autónomas de desarrollar esta normativa básica, estas instalaciones serán las siguientes:

Aquellas en las que la suma de las cifras de la presión máxima de todos los equipos que componen el total de la instalación  en un bar por volumen de litros, en todos los equipos a presión conectados de forma permanente en la misma instalación es superior a 25.000. En otras palabras, cuando tienes un montón de cañeros…

Cuando los equipos de la empresa en cuestión puedan generar un aumento de presión por estar sometido, siempre o en ocasiones, a la acción de una llama, a una aportación de calor con peligro de sobrecalentarse o a la acción potencial de reacciones químicas, siempre que la suma de los productos de la presión máxima del servicio por volumen de litros de cada uno de los equipos a presión conectados a la misma instalación sea superior a 10.000. En otras palabras, cuando tengas menos cañeros pero éstos se encuentren cerca de la plancha…

Si los equipos de aire a presión contienen fluidos peligrosos en cantidades superiores a la máxima fijada por la normativa para permanecer exentos de tal proyecto de instalación.

Qué obligaciones tendrán los usuarios de estos equipos a presión

Entre las obligaciones de los usuarios de equipos a presión podemos encontrar las más lógicas (no utilizar los equipos si no cumplen los requisitos mínimos, conocer y aplicar las instrucciones de los fabricantes), pero también algunas más específicas que pueden resultar de interés. De entre estas últimas podemos citar la necesidad de disponer de cierta documentación en relación con su equipo.

En relación a esa documentación podemos citar los siguientes documentos: las declaraciones de conformidad de los equipos, el certificado de instalación, el proyecto de instalación en el caso de que fuere necesario, el acta de la última inspección periódica realizada sobre los equipos y las certificaciones de modificaciones o reparaciones.

¿Necesitas una legalización de instalación de aire comprimido?

Contacta con los mejores profesionales de tu zona

Pide precio gratis

Rápido y sin compromiso

Consigue trabajos hoy
con Certicalia

Recibe nuevos clientes que buscan profesionales como tú y ofertas para realizar trabajos.

Comienza ahora
Pide presupuesto