Placas solares y Certificado de Eficiencia Energética

Jose Michael

Ingeniero Industrial

Energía renovable y calificación energética

Cualquier aporte mediante energías renovables destinado a cubrir parte o la totalidad de las necesidades energéticas de una vivienda o edificio tiene un efecto notable sobre la calificación energética del mismo al disminuir la demanda de energía cubierta mediante energías “convencionales” y por lo tanto las emisiones de CO2.

Las demandas energéticas básicas a cubrir son las de producción de agua caliente sanitaria (ACS), la de calefacción y la de refrigeración, además de otras como la iluminación, la ventilación y el funcionamiento de los electrodomésticos.

Para cubrir estas necesidades mediante el aporte de renovables, el arsenal de tecnologías disponibles es amplio, debiendo estudiarse detenidamente cada caso para seleccionar la renovable más indicada, buscando la mejor relación entre el coste que supone la inversión en estas instalaciones y el tiempo que tarda en recuperarse la misma mediante el ahorro que supone en la factura eléctrica o de gas.

La energía solar

De entre todas las renovables disponibles, quizá la más conocida sea la solar. La energía solar puede aprovecharse de dos modos bien diferentes en nuestros edificios:

  1. Mediante paneles fotovoltaicos que convierten la luz solar en electricidad al hacer colisionar los fotones de la radiación del sol contra materiales semiconductores como el silicio. Esta electricidad se consume directamente en los equipos eléctricos de la casa, pudiendo almacenarse los excedentes mediante baterías o verterse esta electricidad a la red de transporte.
  2. Mediante paneles solares térmicos, en los que un fluido denominado fluido caloportador (una mezcla de agua y glicol por lo general) se calienta para a continuación ceder este calor, en un equipo denominado intercambiador, al agua que se consume en las instalaciones de ACS, calefacción o refrigeración.

Por lo tanto, aunque para el ojo no entrenado estos dos tipos de paneles puedan parecer la misma cosa una vez instalados en nuestras cubiertas y azoteas, sus principios de funcionamiento y su diseño no se parecen en nada ya que aprovechan fracciones o regiones del espectro de la radiación solar muy diferentes.

Instalar placas solares para ser más eficientes

Como hemos dicho, la integración de este tipo de instalaciones en una vivienda o edificio tiene un efecto muy positivo en la calificación energética del mismo, pudiendo llegarse a coberturas cercanas al 100 % de la demanda, siempre dependiendo, claro está, de las características climáticas de la zona, de las características del inmueble y de la elección de los equipos instalados en busca de la mayor eficiencia y de la sinergia entre instalaciones.

Sinergia puede ser una palabra clave cuando se habla de la elección de los sistemas de renovables, pues es posible que nuestro sistema de captación produzca en momentos puntuales (horas pico), más energía de la que demandan nuestras instalaciones en ese momento, por lo que nuestro sistema debería ser capaz de almacenar dicho excedente o bien derivarlo para su uso en otra instalación, siendo posible, por ejemplo, dar servicio a las instalaciones de ACS, calefacción y refrigeración, utilizando energía proveniente de un mismo conjunto de captadores solares térmicos.

También es posible almacenar la energía eléctrica generada en las placas fotovoltaicas, aunque el almacenamiento de energía eléctrica suele resultar una solución poco eficiente, siendo preferible su consumo inmediato o su conversión en otro tipo de energía.

Como resultado de la instalación de paneles solares de cualquier tipo en una vivienda, puede mejorarse la calificación de la misma y es frecuente la obtención de calificaciones altas, A, B o C en el certificado energético de inmuebles que sin estas medidas de mejora obtenían las peores calificaciones E, F, G para su tipo de edificio y zona climática, siendo posible además reducir las emisiones de CO2 incluso por encima del 80% respecto al caso base sin paneles.

¿Cuánto cuesta un certificado energético?

Te mostramos el precio medio que nos han indicado los clientes y profesionales

60 €

Es el precio más barato hasta ahora

de
155 €
250 €

Es el precio más alto que se ha presupuestado

  • Estos precios son una media obtenida de 31 presupuestos solicitados en Certicalia
  • El presupuesto puede variar mucho dependiendo de algunos factores determinantes.
  • Para obtener un presupuesto personalizado contacta con los profesionales de tu zona

Contacta con los mejores profesionales en certificado energético

Pide presupuesto

en menos de 1 minuto y gratis

Otros artículos que te pueden interesar

Claves del autoconsumo eléctrico

Según la Ley del Sector Eléctrico el autoconsumo se define como: “el consumo de energía eléctrica ...

Leer más

Cubiertas vegetales y eficiencia energética

Las cubiertas de vegetación se llevan utilizando ya muchos años, aunque se ha notado un importante incremento en los ...

Leer más

Qué es un recuperador de calor

Qué es la recuperación de calor La recuperación de calor es un sistema por el que se va a ventilar y renovar ...

Leer más

Placas solares en edificios de nueva construcción

¿Es obligatorio poner placas solares en una vivienda nueva? Desde la aprobación del Código Técnico ...

Leer más

¿Eres un profesional?

Recibe ofertas de trabajos y contacta con nuevos clientes

Recibe trabajos
Consigue trabajos hoy
con Certicalia

Recibe nuevos clientes que buscan profesionales como tú y ofertas para realizar trabajos.

Comienza ahora
¿Necesitas un certificado energético?

Cuéntanos qué necesitas y recibe presupuesto de profesionales de tu zona

Pide precio gratis

Rápido y sin compromiso

Utilizamos cookies propias y de terceros para la gestión de sesiones de usuarios y de comentarios al blog, la interacción con redes sociales, personalización de publicidad, prestación del Servicio de Atención al Cliente y el análisis de visitas. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.