¿Qué es el informe técnico estructural?

Los edificios envejecen

No te vamos a descubrir nada nuevo si te decimos que los edificios envejecen. El paso del tiempo hace mella en ellos como lo hace en cualquier instalación, instrumento, maquinaria o dispositivo. Los edificios soportan las inclemencias del tiempo, el viento, el sol, la lluvia, la humedad, las temperaturas abrasadoras del verano español y, en muchos sitios de nuestra geografía, también inviernos crudos.

Las fachadas se pintan cada pocos años y el interior de las viviendas se va reformando conforme los materiales se deterioran, pero los edificios también envejecen por dentro, donde no es tan fácil actuar como cambiar un enchufe o pintar el dormitorio. Los materiales que componen los huesos de los inmuebles también deben resistir convenientemente el deterioro, sean viejos o jóvenes. ¡Más nos vale que lo hagan! Dentro habitamos y trabajamos las personas, así que mantener a los edificios sanos y en pie es una prioridad.

Para mantenerse en pie también hacen falta buenos cimientos, y un terreno firme y bien trabajado para resistir el peso de las estructuras. Con el tiempo los sustratos pueden cambiar, o pueden revelar detalles inesperados que hagan peligrar los edificios que sostienen.

La suma de unas cosas y otras puede llevar a graves problemas y accidentes que no podemos permitir. Del mismo modo que a una persona enferma se le hace un diagnóstico médico, un edificio enfermo debe ser diagnosticado por un profesional. Y ese diagnóstico toma la forma de un informe técnico estructural.

La inspección y el informe técnico estructural

Para averiguar la situación de salud del edificio, un «médico» debe inspeccionarlo. El análisis que haga puede ir desde la mera inspección visual al las pruebas diagnósticas más complejas, y el objetivo de todo es determinar cuánto y cómo de dañada está la estructura que sostiene y conforma el edificio. Pero también puede resultar en un diagnóstico positivo, en el que la inspección simplemente sirva para conocer y definir mejor la estructura del edificio y sus características.

Sea como sea, esa inspección se refleja en el llamado informe técnico estructural. Este es un documento elaborado y firmado por el técnico competente, en el que se define y caracteriza la estructura de la edificación. Es un documento que puede ser necesario en muchas gestiones diferentes y como complemento o informe que acompañe a muchos procedimientos. Para su elaboración hará falta un técnico especializado (arquitecto o ingeniero, según sea el caso), y es posible que sea necesaria la toma de muestras y los ensayos.

Estos ensayos pueden ser inocuos y no destructivos, como por ejemplo las técnicas de ultrasonidos, el uso de robots con cámara que se introducen en espacios de difícil acceso, o la medición de temperatura y humedad con termohigrómetros, entre otros muchos posibles. Pero también pueden ser destructivos, como las temidas catas (la demolición parcial de una parte del edificio para poder observar puntos que sería imposible ver de otro modo) o los estudios geotécnicos debajo del propio edificio.

En definitiva, la elaboración del informe es algo complejo que requiere atender a muchos detalles, y que no siempre puede hacerse sin alterar un poco el edificio.

¿Necesitas un informe técnico estructural?

Contacta con los mejores profesionales de tu zona

Pide precio gratis

Rápido y sin compromiso

Consigue trabajos hoy
con Certicalia

Recibe nuevos clientes que buscan profesionales como tú y ofertas para realizar trabajos.

Comienza ahora
Pide presupuesto