¿Cuándo solicitar un informe técnico estructural?

Los motivos para conseguir un informe técnico estructural

Los informes técnicos de estructuras pueden ser requeridos para varios trámites y gestiones. En principio, te interesará que la estructura del edificio pase por una inspección técnica:

– Para obtener información útil que te permita evaluar su comportamiento presente y del futuro cercano.

– Para evaluar las causas de posibles daños, anomalías y deficiencias, así como para determinar con mayor detalle y extensión la posible degradación. Con esta información podrás saber hasta dónde llega alguna patología estructural, su importancia y grado, y podrás intervenir con más precisión, con técnicas convenientemente adaptadas y lo menos intrusivas posible. Ten en cuenta que si conoces bien a qué te enfrentas, mayor precisión tendrá la acción correctora. Es como en una operación de cirugía: la idea es intervenir lo menos posible y con la mayor eficacia.

– Para que las intervenciones, en caso de ser necesarias, estén definidas y planeadas con un plazo de tiempo razonable y suficiente. Es decir, que no tengas que hacer intervenciones de urgencia.

– Para controlar el comportamiento de las intervenciones que se hayan hecho, si se da el caso. Si tu edificio ha pasado por intervenciones correctoras en el pasado, querrás saber si están cumpliendo con su cometido, de qué manera y con qué intensidad.

¿Qué objetivo tiene el informe técnico estructural?

La información que puedes obtener con el informe técnico estructural, señalada arriba, puede tener un objetivo directo como el del análisis de la salud del edificio. Pero eso puede estar motivado o requerido por otras necesidades o trámites que apoya, complementa o es parte imprescindible.

Los trámites y gestiones más comunes para los que querrás o necesitarás un informe técnico de estructura son:

– Las reclamaciones por daños estructurales. La estructura de los edificios puede sufrir deterioro por muchas causas, pero algunas pueden ser achacadas a acciones y omisiones de terceros que podrían tener que responsabilizarse. Para eso, lo primero es conocer el alcance de los daños y el coste de las intervenciones.

Análisis de cargas por cambio de uso. Las cargas que soporta la estructura de un edificio son las derivadas del peso de los materiales de la construcción, el peso de los factores ambientales y climáticos, y el peso del mobiliario, las personas y la actividad que se realice en el interior. El edificio está construido y diseñado para soportar cierta cantidad de carga, pero si los usos del inmueble varían y las cargas cambian, la estructura puede verse afectada.

Comprobación del cumplimiento de la normativa, para poder obtener diversos permisos y licencias. Por ejemplo, la licencia de obra mayor, el cerramiento de terrazas o la cédula de habitabilidad son permisos que requieren un informe técnico estructural.

Los plazos de la inspección y la redacción del informe

La inspección del edificio y la correspondiente redacción del informe tardarán más o menos según el tamaño del inmueble, la cantidad y dificultad de las posibles patologías y la profundidad del estudio. Comprenderás que esto no se hace en un par de días. Tenlo en cuenta e infórmate bien, porque si necesitas el informe para acompañar o completar otro trámite que dependa de él, no podrás acabarlos antes de haberlo finalizado. Según las circunstancias, eso podría poner en riesgo algunos trámites administrativos o privados.

¿Necesitas un informe técnico estructural?

Contacta con los mejores profesionales de tu zona

Pide precio gratis

Rápido y sin compromiso

Consigue trabajos hoy
con Certicalia

Recibe nuevos clientes que buscan profesionales como tú y ofertas para realizar trabajos.

Comienza ahora
Pide presupuesto