Certificado energético obligatorio

¿Es el certificado de eficiencia energética obligatorio?

Sí, es imprescindible que un edificio disponga de un certificado de eficiencia energética. Este documento es necesario cuando se proceda a construir, vender o alquilar edificios o parte de estos.

El 5 de abril de 2013 se publicó en el BOE la normativa que lo regula, el RealDecreto 235/2013 que dicta que en la mayoría de los casos se exige su posesión, aunque existen excepciones. Si vas a vender o alquilar tu vivienda, es importante que conozcas cuándo es obligatorio y qué sucede si no dispones de uno.

El encargado de solicitar el certificado de eficiencia energética y de su posterior conservación es, en todos los casos, el propietario o el promotor del inmueble, o de parte del mismo. Además, será la misma persona la encargada de presentar la acreditación al órgano competente de su Comunidad Autónoma para el registro territorial correspondiente.

Sin embargo, antes de solicitar esta certificación, hay que tener en cuenta las diferencias entre un edificio de nueva construcción y uno ya existente.

  • En el primer caso, se tendrá que presentar el certificado de eficiencia energética tanto del proyecto como del edificio resultante.
  • En el segundo caso, por su parte, solo se tendrá que entregar el certificado de eficiencia energética firmado por el técnico competente tras realizar las comprobaciones pertinentes del inmueble.

En ambos casos, la calificación obtenida tendrá una validez máxima de 10 años y estará reflejada mediante letras de la A a la G.

¿Qué pasa si mi edificio no tiene el certificado de eficiencia energética?

Todos los edificios deben disponer de los papeles acreditativos de la certificación en los que también estén reflejados los valores de referencia para la letra asignada. Así, los usuarios pueden consultar y evaluar personalmente el nivel de eficiencia energética de su inmueble.

Para controlar la expedición de los certificados energéticos, cada Comunidad Autónoma puede nombrar un órgano competente para la realización de las inspecciones oportunas. En caso de no cumplir con los requisitos, se establecerá un plazo de subsanación o alegación, y en su defecto se procederá con las sanciones establecidas en el Real Decreto Legislativo 7/2015.

¿Por qué se necesita el certificado de eficiencia energética?

Los motivos que han promovido la aprobación de esta ley proceden de las directrices de la Unión Europea para mejorar la eficiencia energética de los edificios. Además, la Ley 8/2013, de 26 de junio, de rehabilitación, regeneración y renovación urbanas también tiene como objetivo fomentar la eficiencia energética de los edificios. De esta forma, se contribuye a la sostenibilidad medioambiental y económica, y se mejora la calidad de vida de los ciudadanos, para cumplir así con el compromiso de España con Europa en el horizonte 2020.

Excepciones en la obligatoriedad del certificado

Según el artículo 2 del capítulo I del Real Decreto 235/2013, los inmuebles que no necesitan disponer de un certificado de eficiencia energética son:

  • Edificios protegidos oficialmente, siempre que las modificaciones en materia de eficiencia energética no alteren considerablemente su aspecto o carácter, determinados por la autoridad correspondiente.
  • Otro tipos de edificios que no necesitan certificado son los edificios o partes de los mismos que se utilicen exclusivamente con fines religiosos o de culto.
  • Construcciones de carácter provisional cuyo uso sea igual o inferior a dos años.
  • Los edificios industriales, de defensa y agrícolas no residenciales que sean considerados de baja demanda energética, ya que no necesitan ser climatizados.
  • Inmuebles aislados cuya superficie útil sea menor de 50 m2.
  • Edificios comprados para su derrumbe o una reforma importante. Estas reformas se refieren a aquellas donde se renueve más del 25% del total de su envolvente, la totalidad de las instalaciones térmicas o se cambie el tipo de combustible.
  • Edificios o partes de edificios existentes cuya ocupación sea inferior a 4 meses al año.

Si tienes dudas de que viviendas no necesitan certificado energético,puedes consultar con un arquitecto o ingeniero que estudie tu caso. Y si te encuentras en alguno de estos casos, lo que puedes hacer es pedir un justificante de exención del certificado de eficiencia energética a tu administración autonómica. Ten en cuenta, que a pesar de intentar exonerar elcertificado energético en el contrato de venta o alquiler, la ley obliga a contarcon este trámite.

¿Es obligatorio el certificado energético para alquilar?

Tanto si se trata de un edificio antiguo como de uno nuevo, la obligatoriedad de disponer del certificado energético para los contratos de compra-venta y/o de alquiler está en vigor desde el 1 de junio de 2013.

Por ello, si has alquilado tu inmueble antes de la entrada en vigor del Decreto 235/2013, no tienes de qué preocuparte. Solo tendrías que hacer un certificado después de la expiración del contrato. Además, si tu edificio dispone de un certificado de acuerdo con el Real Decreto 47/2007, también es válido.

Sin embargo, si la fecha del contrato es posterior al 1 de junio de 2013, deberías hacer el certificado de eficiencia energética cuanto antes. De lo contrario, se podría aplicar el régimen de sanciones.

En lo que se refiere a aquellos edificios de alquiler, tanto los ya existentes como los de nueva construcción, que sean ocupados por alguna autoridad pública y frecuentados por ciudadanos, también necesitarán disponer del certificado energético y tener visible la etiqueta de eficiencia energética desde el 31 de diciembre de 2015.

Por otro lado, este certificado no será necesario en el caso de que alquiles tu inmueble menos de 4 meses al año, o bien durante un período de tiempo determinado. De ser así, tendrías que justificar, mediante una declaración responsable, que el consumo previsto de energía será inferior al 25% del total que se consumiría durante todo el año.

Otro de los casos en los que no se necesita el certificado energético es para habitaciones de hoteles, las casas rurales y los espacios para eventos, ya que por ley están exentas de obtener el certificado de eficiencia energética.

¿Es necesario para vender un piso?

Al igual que sucede con el alquiler, el certificado de eficiencia energética también es necesario para vender un piso. Este debe estar firmado por un único técnico e inscrito en el órgano competente de tu Comunidad Autónoma. Si el edificio es de nueva construcción, además de disponer del certificado de obra, es obligatorio el certificado correspondiente al proyecto de edificación.

Todos los edificios construidos a partir del ya derogado Decreto 47/2007, también tienen que disponer del certificado de eficiencia energética aunque todavía no tengan la cédula de primera ocupación.

Vender un piso sin certificado energético solo es posible si pretendemos hacer reformas de más del 25% de la envolvente o demoler el edificio.

Alquilar sin certificado energético, ¿qué consecuencias tiene?

Firmar un contrato sin la presentación del certificado energético supone que se infringe la ley, por lo que se podría declarar nulo. Sin embargo, es probable que se haya alquilado el inmueble antes del 1 de junio de 2013, por lo que no se considera delito.

Según el Real Decreto Legislativo 7/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Suelo y Rehabilitación Urbana, vender o alquilar un inmueble puede entrañar multas de hasta 6.000 euros. Así, existen varios niveles de carga económica:

  • Las infracciones leves están penadas con multas entre 300 y 600 euros.
  • Las infracciones graves conllevan multas desde 601 a 1000 euros.
  • Las infracciones calificadas como muy graves prevén multas entre 1.001 y 6.000 euros.

Puedes consultar las especificidades de cada nivel en la disposición adicional duodécima sobre las infracciones en materia de certificación de la eficiencia energética de los edificios.

En todos los casos, la multa estará dirigida al propietario, la inmobiliaria o al técnico, pero es importante que los inquilinos conozcan la normativa para no incurrir en delito. Además, estos podrán denunciar la falta del certificado, ya que se trata de un derecho del consumidor.

Por lo que, la renuncia al certificado de eficiencia energética y el incluir una cláusula de exoneración de certificado de eficiencia energética en el contrato de compraventa o de alquiler, no evitará la infracción y el correspondiente pago de la multa.

Compara precios para tu certificado energético

Últimas noticias sobre Certificado energético

Apartamentos turísticos en la Comunidad de Madrid

La capital española es un atractivo turístico para personas de todo el mundo. Hospedarse en …

Leer más

¿Quién paga la ITE?

Al igual que los coches tienen que pasar la ITV, los edificios también tienen que …

Leer más

Vivir de alquiler toda la vida: ventajas y desventajas

¿Alquilar es tirar el dinero? En un país mayoritariamente proclive a la vivienda en propiedad, …

Leer más

¿Cuánto cobra un tasador de viviendas cada vez que realiza una tasación?

El precio de cada tasación de vivienda marca los honorarios del tasador, …

Leer más